Pre Concepcion

Visita pre-concepción

Aún antes de que intentes concebir, deberías realizar una consulta a tu médico para asegurarte de tener el embarazo más saludable posible


Lista para comenzar una familia? Agendar una visita con tu gineco-obstetra antes de intentar concebir es recomendable. Estos son algunos de los puntos a tratar con el profesional:

1- Historia clínica: tu médico querrá recorrer todos los aspectos de tu historia clínica. Para facilitar el proceso, llevá una lista que contenga el historial familiar en detalle. Podés llamar a algunos parientes para consultarles sobre cuestiones genéticas o enfermedades hereditarias. También deberías llevar una lista de los medicamentos y/o vitaminas que estés tomando, además de algún estudio previo que tengas; incluyendo tu historial de vacunación y estudios recientes de laboratorio. Tu pareja también debería hacer lo propio. 2- Historia ginecológica: además de tu historia clínica, deberás estar preparada para responder preguntas sobre embarazos previos, embarazos de alto riesgo (partos prematuros, preeclampsia, diabetes, etc), pérdidas, y toda otra cuestión ginecológica como quistes. Ser honesta sobre tu salud presente y pasada asegurará que tu médico pueda ofrecerte el mejor consejo y guía.

3- Estilo de vida: Tu doctor te preguntará sobre tus hábitos diarios, y querrá saber sobre algunos particularmente, como fumar o beber, que pueden afectar el desarrollo de tu bebé. De este modo podrá ayudarte a dejar esos hábitos o corregir algún problema antes de que quedes embarazada. También es importante asegurarse de que una mujer esté cerca de su peso ideal. Si no lo está, tendrán que revisar los riesgos del sobrepeso. También te preguntará sobre la vida en tu hogar, la salud de tus otros niños (en caso de que los tengas), mascotas, uso de pesticidas y también tu tipo de trabajo para poder monitorear cualquier tipo de exposiciones peligrosas, como rayos x o si pasás períodos prolongados parada, sentada o en tránsito. 4- Exámenes físicos y ginecológicos: Una visita antes de la concepción generalmente no incluye ningún tipo de examen. Si estás al día con tus estudios anuales (PAP, colposcopía, ecografías, exámenes mamarios, etc) y no tenés ningún antecedente que indique lo contrario (quistes, endometriosis, etc), no vas a necesitarlo. De lo contrario, podés hacer tu examen anual completo antes de quedar embarazada.

5- Exámenes y más exámenes: Seguramente necesitarás realizar análisis de orina y sangre. Este último permitirá revisar que no tengas infecciones o virus; chequear grupo sanguíneo y factor RH, incluso vitamina D y tiroides.

6-     Hábitos saludables: Con seguridad saldrás de la consulta con alguna tarea como iniciar o mantener un estilo de vida más saludable. Realizar ejercicio es recomendable antes y durante el embarazo, siempre tratando de evitar actividades que tengan movimientos bruscos o riesgos de caídas. También será bueno limitar el consumo de cafeína y dejar de fumar en el caso que lo hagas.

7-     Vitaminas prenatales: Finalmente, consumir vitaminas antes de la concepción es un primer paso vital. La mayoría de las mujeres no saben que están embarazadas hasta que un test de embarazo puede detectarlo. Para ese momento, la columna y cráneo del bebé ya se habrán formado, y el hecho de no consumir suficiente ácido fólico en tu dieta puede ocasionar defectos en este proceso. Además, la mayoría de los órganos del bebé ya estarán en pleno desarrollo.

 

Fuente: www.parents.com

Comentarios