Primera infancia

¡Vas a tener un hermanito!

La llegada de un nuevo bebé puede traer muchos cambios a una familia. Los padres invierten mucha energía en los preparativos, y luego mucha de la atención familiar está dirigida al cuidado del recién nacido.


Todo este cambio puede ser duro para los hermanos mayores. Es normal que sientan celos hacia el recién nacido y que reaccionen de mala manera. Pero los padres pueden preparar a los pequeños. Hablar sobre el embarazo en términos entendibles para los niños, concretar algunos preparativos e incluirlos en el cuidado del recién nacido puede hacer las cosas un poco más fáciles para todos.

Para contarle a un niño sobre la llegada de un hermanito, hay que considerar su nivel de madurez. Los preescolares, por ejemplo, no tienen noción de tiempo, así es que es probable que no signifique mucho para ellos que el bebé llegará en unos meses. Será más útil explicarle que el bebé llegará en una estación determinada, como invierno o cuando “afuera haga frío”. Cuántos detalles hay que darles? Que las preguntas de tu hijo sean la guía. Por ejemplo, un niño de 4 años puede preguntar “De dónde vienen los bebés?”. Sin importar cómo esto suene, el niño no te está pidiendo que le expliques en detalle, pero probablemente quiera saber de dónde, literalmente, vienen. Sería suficiente responderle: “El bebé viene del útero, que está dentro de la panza de mamá”. Un niño que quiera saber más, preguntará.

Aquí algunas ideas para introducir a tu hijo en el tema de su nuevo hermanito: - Mirando fotos de cuando él era bebé - Leyendo libros sobre el nacimiento (apropiados para su edad) - Visitando amigos que tengan bebés - Pensando en posibles nombres para el hermanito - Armando el bolso para el hospital - Llevándolo al doctor para escuchar los latidos del bebé.

Fuente http://kidshealth.org

Comentarios